Volviendo a Los Barruecos

Las tardes de lluvia en este paraje extremeño se vuelven mágicas, las rocas parecen cobrar vida, la imaginación rebosa a cada paso mientras que las gotas de agua resbalan por las peñas graníticas igual que lágrimas buscando la verde hierba de la primavera, y en el cielo, el arcoiris ilumina una bonita tarde, un cuento, un deseo … una realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s