Todas las entradas por Jaime Cerezo

El obispo coronigualdo “Euplectes afer”

El obispo coronigualdo “Euplectes afer” es un ave paseriforme de la familia Ploceidae que habita en el África subsahariana, introducido en Portugal a finales de los años 80 es un ave que cuenta con un marcado dimorfismo sexual, los machos de un color amarillo intenso y negro son muy llamativos, las hembras de un color pardo, parecido a las hembras de gorrión, pasan mucho más desapercibidas.

Dos lugares donde se los puede observar con facilidad son el Estuario del Tajo y el estuario del Sado (Portugal).

 

 

Fotografiando aves en Evoa

Evoa es un complejo ubicado en Vila Franca de Xira, cuenta con tres lagunas, centro de interpretación y cafetería , creado en el 2013 y orientado a la conservación, educación y puesta en valor de la avifauna de la “Reserva Natural do Estuario do Tejo”.

Tiene una superficie de unas 70 hectáreas y puedes caminar en una red de 5 km de senderos que unen distintos observatorios en los que poder ver muchas especies de aves sin apenas molestias.

Fósiles en el Parque Natural Das Serras de Aire e Candeeiros

 

El Parque Natural das Serras de Aire e Candeeiros es un buen lugar para observar fósiles del Jurásico medio, hay varias ubicaciones de fácil acceso, normalmente antiguas extracciones de piedra hoy en día abandonadas, en las que podemos observar lo que en su día sería un fondo marino poco profundo con abundante fauna, algunos erizos y estrellas de mar de ese ecosistema de hace 170 millones de años han quedado fosilizadas en el lodo marino hoy en día convertido en grandes extensiones de afloramientos calizos.

Dejando huella en “Vale de Meios”

En Pé da Pedreira (Alcanede) encontramos una zona conocida como Vale de Meios en la que hace unos 170 millones de años, en pleno Jurásico medio, los dinosaurios terópodos y saurópodos caminaban por superficies fangosas de lo que muy probablemente fuese una orilla poco profunda de una laguna costera. Las huellas que dejaron en ese fango fueron facilmente fosilizadas y han llegado hasta nuestros días formando una gran planicie de roca caliza con cientos de huellas que la convierten en una de las mejores zonas de este tipo de icnofósiles de la Península Ibérica y por ello de gran valor científico.

Ilha do Baleal (Portugal)

La isla de Baleal (Ilha do Baleal en Portugues), se encuentra al norte de la ciudad portuguesa de Peniche, actualmente no es una isla ya que la acumulación de arena ha formado una pequeña línea de playa que la une al continente.

La ubicación de esta “isla” ha sido un punto importante de pesca de ballenas para los habitantes de la zona, de ahí su nombre, Baleação es la denominación portuguesa de la caza de cetáceos. Actualmente la isla es utilizada para el turismo y el surf , constando únicamente 2 personas como habitantes permanentes.

Grutas de Columbeira (Bombarral)

En el Vale do Rôto, próximo a la aldea de Columbeira (Bombarral) encontramos varias grutas que son consideradas un referente en la arqueología portuguesa ya que son de los pocos lugares en los que se han hallado evidencias de la ocupación del Hombre de Neandertal en tierras lusas, han sido excavadas en varias ocasiones desde el año 1962 y en ellas han aparecido además de una importante muestra de industria lítica (+ de 5000 piezas), huesos humanos, ídolos-placa, cerámica, restos de animales como osos, lobos, ciervos, cabra montés, linces … todos estos elementos encontrados en ellas evidencian una larga ocupación de estas cavidades calizas desde el Paleolítico medio hasta la Edad del Bronce.

Parque da Segueteira y Campo de Lapiás

En Montelavar y Pêro Pinheiro, dos municipios portugueses próximos a la turística ciudad de Sintra, encontramos un paisaje  calizo característico, donde los agentes atmosféricos han modelado las roquedos de caliza que afloran a la superficie y nos han dejado numerosos grupos de rocas aisladas que entre la abundante vegetación parece un auténtico laberinto, algunas de estas rocas con formas muy características , han sido bautizadas por los habitantes de los pueblos cercanos , como “el elefante” una gran roca de unos 4 metros de alto y un gran arco de piedra.

Un lugar que merece la pena visitar no solo por su geología, en él podemos encontrar numerosas orquídeas, muchas especies de mariposas, líquenes, musgos y plantas que encuentran entre estas paredes calcáreas el sustento que necesitan.

Martinete (Nycticorax nycticorax)

 

El  martinete es un tipo de garza, siempre vinculada a  ecosistemas acuáticos, de un metro de envergadura y hábitos principalmente nocturnos y crepusculares,  se alimenta  de peces,  anfibios e invertebrados acuáticos, lo encontramos en poblaciones fragmentadas en casi todo el planeta a excepción de Australia y sus principales amenazas están vinculadas a la destrucción y contaminación de los ecosistemas acuáticos donde vive.