El obispo coronigualdo “Euplectes afer”

El obispo coronigualdo “Euplectes afer” es un ave paseriforme de la familia Ploceidae que habita en el África subsahariana, introducido en Portugal a finales de los años 80 es un ave que cuenta con un marcado dimorfismo sexual, los machos de un color amarillo intenso y negro son muy llamativos, las hembras de un color pardo, parecido a las hembras de gorrión, pasan mucho más desapercibidas.

Dos lugares donde se los puede observar con facilidad son el Estuario del Tajo y el estuario del Sado (Portugal).

 

 

Fotografiando aves en Evoa

Evoa es un complejo ubicado en Vila Franca de Xira, cuenta con tres lagunas, centro de interpretación y cafetería , creado en el 2013 y orientado a la conservación, educación y puesta en valor de la avifauna de la “Reserva Natural do Estuario do Tejo”.

Tiene una superficie de unas 70 hectáreas y puedes caminar en una red de 5 km de senderos que unen distintos observatorios en los que poder ver muchas especies de aves sin apenas molestias.

Fósiles en el Parque Natural Das Serras de Aire e Candeeiros

 

El Parque Natural das Serras de Aire e Candeeiros es un buen lugar para observar fósiles del Jurásico medio, hay varias ubicaciones de fácil acceso, normalmente antiguas extracciones de piedra hoy en día abandonadas, en las que podemos observar lo que en su día sería un fondo marino poco profundo con abundante fauna, algunos erizos y estrellas de mar de ese ecosistema de hace 170 millones de años han quedado fosilizadas en el lodo marino hoy en día convertido en grandes extensiones de afloramientos calizos.

Dejando huella en “Vale de Meios”

En Pé da Pedreira (Alcanede) encontramos una zona conocida como Vale de Meios en la que hace unos 170 millones de años, en pleno Jurásico medio, los dinosaurios terópodos y saurópodos caminaban por superficies fangosas de lo que muy probablemente fuese una orilla poco profunda de una laguna costera. Las huellas que dejaron en ese fango fueron facilmente fosilizadas y han llegado hasta nuestros días formando una gran planicie de roca caliza con cientos de huellas que la convierten en una de las mejores zonas de este tipo de icnofósiles de la Península Ibérica y por ello de gran valor científico.