Ruta por el berrocal de Ibahernando, el portal de las brujas.

Pasamos el día caminando  por el berrocal de la localidad cacereña de Ibahernando,  atraídos por el característico nombre de una de sus pequeñas cuevas “el portal de las brujas”, sin duda este lugar esconde entre sus moles graníticas mucho más que simples piedras y cuevas con llamativos nombres,   rincones olvidados que quizás algún día formen parte de un nuevo capítulo de la historia  extremeña.

 

 

 

Grabados en el Valle del Gévalo (Toledo)

En ocasiones cuando salimos al campo, a explorar, a disfrutar de la naturaleza, de un buen paisaje … tenemos la ilusión de encontrar algo nuevo, algo que nadie nunca haya  visto antes, a descubrir  ese  pájaro que ves por primera vez,  a encontrar algo valioso … muchas veces  dejamos pasar ciertos detalles que por evidentes, por recientes o , en mi caso en muchas ocasiones por desconocimiento consideramos menos importantes, detalles que no te van a marcar como descubridor de nada, detalles que  quizás no llevan mucho tiempo en el lugar donde lo encuentras pero que por ello no dejan de tener su importancia, porque  quizás esos pequeños detalles son  parte del tiempo de aquellos que mejor conocían esa tierra, partes de su forma de vivir,   de su forma de pensar, una forma de expresión,   o quizás ,   la  única manera que encontraron de pervivir en el tiempo.

Os muestro una serie de grabados del Valle del Gévalo, no demasiado antiguos, pero que  han quedado  como una forma  de expresión de aquellos que habitaron este valle, que vivían de la tierra y que encontraban entre las paredes de los grandes roquedos el refugio,  el alimento y  el lugar ideal para que algunos  nos imaginemos el pasado y sobre todo, que no olvidemos .

 

Otoño en el Valle del Almonte (Navezuelas)

El otoño, ese momento en el que los colores ocres se apoderan del Valle del Almonte,   momento en el que  las hojas de los castaños empiezan a caer, a tapizar el suelo mientras las setas luchan por  buscar la luz entre la tupida hojarasca y la espesa niebla, el frío, las chimeneas humeantes, y el olor  a tierra  mojada se apodera de todo el valle, de sus habitantes , del ajetreo diario en busca de ese preciado  fruto   base de la economía de muchas familias, la castaña.