Cabañas del Castillo, un lugar para volver.

Pocos lugares como Cabañas del Castillo pueden producirnos esa sensación de querer volver a los pocos minutos de abandonarlo, de volver a sentir el aire desde lo alto de las rocas, a divisar, igual que el halcón peregrino desde su atalaya, las tierras de Las Villuercas, a volver a sentir los recuerdos y las historias que imaginamos dentro de sus torres, a creer que estamos, como en el mejor de nuestros sueños, en un paisaje creado para nuestra imaginación.