Monumento Natural de Los Barruecos

Comienza la tarde de navidad con cielos grises, entre lluvias, el viento soplando y el sueño de la hora de la siesta tras el atracón de las fiestas navideñas apareciendo entre el hormigón y el cemento de Cáceres.

No es el día apropiado para salir de casa, y mucho menos para salir a hacer fotos al campo pero mi destino esta tarde es el Monumento Natural de Los Barruecos, en Malpartida de Cáceres, es la primera vez que visitaba este enclave y aunque mis expectativas iniciales no se han cumplido debido al tiempo, se ha quedado grabado en mi memoria como un lugar a explorar, a visitar nuevamente, a descubrir en una futura visita, cuando las condiciones atmosféricas no puedan limitar mi imaginación y el tiempo no sea determinante a la hora de pasear libremente, sin ataduras, sin barreras … y sobre todo con la cámara en mano disfrutando.

La Sierra de la Palomera se tinta de ocre.

En pleno Geoparque Villuercas Ibores Jara encontramos una línea montañosa denominada Sierra de La Palomera, también conocida como Sierra del Hospital del Obispo o Sierra de la Enebrera (según a la parte que nos refiramos ).

Forman una línea de riscos cuarcíticos de alturas que varían entren los 800 y los 1440, rodeados de abundantes bosques principalmente bosques caducifolios de roble melojo aunque también nos encontramos encinas, alcornoques, pinos, madroños, durillos … todo ello tintado de ocre y rojo en continuo contraste con las especies de hoja perenne.

A este contraste de color hay que añadir la abundante fauna y flora, rodeados de grandes fincas cinegéticas, el coto regional de caza de matallana, el conocido por su flora Hospital del Obispo, turberas, orquídeas, plantas carnívoras … una mezcla de naturaleza, colores y sentimientos que convierten a este lugar en uno de los más bellos de todo el Geoparque.

Geositio Hornos de Cal de La Calera

En el siglo XIV con la construcción del Monasterio de Guadalupe la cal se convirtió en un material esencial de construcción, para ello numerosos mineros exploraron la Sierra de la Palomera en busca de las vetas calizas. Encontraron a la falda del Risco Sobacorbas (Torrontro) varios afloramientos superficiales de este material, asentándose en este lugar y dando comienzo a la actual pedanía de La Calera, construyeron varios hornos en las inmediaciones de la veta caliza y han seguido manteniendo estas construcciones tras la terminación del monasterio, usándose hasta hace pocos años para el encalado de casas principalmente.