El Castellón (Herrera del Duque)

Cuando miras un mapa y ves el nombre de “El Castellón” en lo alto de un gran cerro, con un río discurriendo por su falda y una gran mina al otro extremo del cerro … no hay que ser demasiado experto para deducir que el alto de ese cerro debe esconder unas cuantas horas de historia, de esas que no nos enseñaron en las clases del instituto o de la universidad, de esas que solo se pueden disfrutar pateando todas y cada una de las piedras que encontremos en ese lugar.

Tres horas tengo para inspeccionar la zona, bocata rápido, manos al volante … y a ver que nos depara el día … el cielo amenaza un poco de agua y una brisa más que fría se apodera de los montes de La Siberia.

Ascendiendo por el primer cerro ya se empiezan a ver restos de paredes, alguna edificación en forma de cuadrados de apenas un par de metros y muchas muchas piedras que hay que montar como un gran puzle dentro de la imaginación para creer que ha podido haber algo más que pura erosión.

Una vez arriba algo me llama la atención en el cerro de al lado, cámara al ojo y zoom al máximo (me he quedado los prismáticos en casa jejeje) … unas grandes paredes parecen proteger la parte más alta, está claro que lo que había visto hasta este momento era solamente el aperitivo de lo que estaba por llegar.

Justo a mi derecha y caminando por la cuerda de la sierra una mina aparece en el fondo del valle, justo debajo de esas grandes paredes que momentos antes se habían convertido en el destino de mi ruta.
Más tarde, y con ayuda de internet averiguo que es una mina de esquistos con filones de cuarzo en los que sale antimonita, siderita, cuarzo cristalizado y minerales procedentes de la oxidación de la antimonita.
 
Llego a las paredes y no queda duda que antiguamente esto ha sido un gran recinto amurallado en el que aún se pueden observar en su interior multitud de “edificaciones” de forma cuadrada en las que se observan perfectamente pasillos entre edificaciones, la gran muralla de aproximadamente un metro de ancho en muchos lugares … mucha cerámica … y por lo que veo no he sido el primero en descubrir este sitio, una excavación de aproximadamente un metro de ancho por un metro de largo, que en un principio me pareció excavado por algún animal, pronto me doy cuenta que ha sido producida por la mano del hombre porque de momento los animales no separan los restos de cerámica y los ponen separados de la tierra que han sacado del hoyo.

Miro el reloj y el tiempo se ha esfumado como la pólvora … tanta piedra, tanta pared, tanta cerámica … y en pocos minutos a currar otra vez …

Ver fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s