Ruta a la Cueva Oscura (Robledollano)

La cueva Oscura, solo su nombre invita a visitarla, preguntamos en el pueblo … todo el mundo la conoce, pero curioso, nadie ha estado en ella, es la cueva misteriosa de la que todo el mundo habla, es la cueva de las leyendas, del misterio, de la intriga de que será lo que en ella encontraremos.
Mañana fría pero poco a poco vamos apareciendo, ya con el café mañanero nos rodea la naturaleza, grandes cuernas de venados cuelgan de la pared junto a numerosas fotografías de antiguos cazadores, de antiguos rehaleros disfrutando de la pura naturaleza de la Sierra Villuerquina … bebemos rápido, el misterio de la cueva oscura nos está esperando y nuestros pies claman por caminar fuera del asfalto, encendemos el gps, repartimos los planos y nos disponemos a partir.
Rodamos por el antiguo camino de herradura de Roturas de Cabañas y a las afueras del pueblo un paisano nos indica el mejor camino para acceder a nuestro destino, viajamos impaciente hasta encontrar ese gran hueco en el risco de cuarcita justo encima de nuestras cabezas, nos bajamos del coche y comenzamos el ascenso entre antiguas pedreras rodeadas de frondosos bosques de robles y jaras, de empinadas pendientes y mejores vistas … a un lado la umbria de la sierra del Carabal, al otro, el pueblo de Robledollano.

Al llegar a nuestro destino una pequeña decepción nos invade en forma de un gigantesco zarzal que crece resplandeciente a la entrada de la cueva, pero nuestros esfuerzos no pueden quedar vacíos, toda nuestra ilusión no puede ser frustada, buscamos unos palos y entre arañazos conseguimos abrirnos un pequeño sendero por el borde del zarzal. Accedemos a una pequeña cueva con gran cantidad de huecos, cristales de cuarzo … pero esto no puede ser la cueva oscura, apenas cuatro o cinco metros de profundidad no puede convertirse en el final de esta pequeña aventura.

Al fondo, entre los restos del aún resplandeciente zarzal podemos apreciar lo que parece otro hueco … tenemos que comprobarlo … tras varios minutos más rompiendo la vegetación aparece ante nuestros ojos la verdadera cueva oscura.

Entramos en ella, una enorme sala de unos 10 metros de profundidad y al final otra galería perpendicular de unos 6-7 metros continuada hacia los extremos por otras galerías más pequeñas por las cuales no podemos continuar conforman la verdadera cueva oscura, rodeada de murciélagos, bonitos paneles de cristales de cuarzo y numerosos excrementos de algún mamífero que encuentra en estas profundidades la tranquilidad de la noche continua, de la oscuridad absoluta.

Terminamos todos llenos de barro pero el esfuerzo a merecido la pena, otro pequeño rincón de gran valor descubierto, otro bonito recuerdo en nuestra mente, que jamás será olvidado.

Más fotografías en: http://cid-fa91d765bcce5515.skydrive.live.com/browse.aspx/Ruta%20a%20la%20Cueva%20Oscura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s